Justificación
Francisco Martínez Mindeguía


1. En mayor o menor medida todo dibujo contiene un mensaje o un discurso dirigido a alguien. Objetivamente su resultado formal depende de lo que se quiere comunicar, de las características del receptor y de los medios que se utilizan para hacerlo. Subjetivamente depende además de quién lo dibuja, de su cultura gráfica y del valor que esta cultura tenga en su entorno.

2. Como en todo discurso, especialmente en el ámbito de la arquitectura, el dibujante utiliza codicos y convenciones compartidos con el receptor. Utilizarlos garantiza que se entenderá lo que dice el dibujo. Pero estos códigos afectan a un ámbito limitado de temas: a los que son de uso habitual. El problema aparece cuando hay que decir algo que no se ha dicho antes, algo para lo que las convenciones no han creado un código. En estos casos, el arquitecto ha de inventarlos, probablemente a partir de los códigos y convenciones conocidos.

3. Todo dibujo es un mensaje que ha de ser interpretado. Más allá de la información geométrica, el dibujo sugiere, da a entender y ha de ser interpretado. Esta interpretación tiene un componente muy alto de subjetividad en todos aquellos aspectos que no están claramente codificados. La "lectura" del dibujo depende de la cantidad de dibujos que hayamos visto antes del mismo tipo o diferentes, de lo que conozcamos del tema expuesto, de su dibujante o de cuando lo hizo. Por este motivo, la lectura que cada uno hace de un mismo dibujo puede ser diferente, incluso diferente de la del que lo hizo.

En un dibujo podemos ver el tema representado, su valor tipológico, su singularidad, la dificultad de su representación; podemos ver el resultado final o intermedio de la evolución de un proyecto; podemos ver los dibujos de otros dibujantes hicieron sobre este mismo tema podemos ver la estructura del discurso, la singularidad de la composición, el uso de los recursos gráficos y como todo esto afecta a su lectura... Cada uno ve un dibujo diferente que depende de uno mismo, de la diversidad de los conocimientos y experiencias que cada uno acumula, de sus prioridades, intereses o creencias. La lectura del dibujo es un acto creativo, cuyo resultado depende del dibujo y del observador. No es arte pero sí una acción que acaba redefiniendo la producción del arte.

4. Para el arquitecto, el dibujo es un discurso sin palabras, silencioso, que no obstante puede ser más elocuente que ellas, si "se escucha" con atención. Un discurso visual que ha de ser comprendido visualmente, sin la intervención de la palabra escrita, aunque ésta pueda aclarar aspectos que el dibujo no concreta. Posiblemente contiene información que el receptor no llega a descifrar, porque es necesario conocer antes el problema que lo motiva o conocer el ámbito cultural en el que se produce. El receptor sólo ve y comprende en función de lo que ha visto y comprendido antes, y en función de lo que está predispuesto a ver.

A menudo no se valora esta lectura personal porque es subjetiva y porque probablemente no coincide con la idea del autor del dibujo. Prescindimos de ella y sólo la aceptamos si hay datos objetivos que le den validez pero, como sabemos desde hace tiempo, nos vemos a nosotros mismos en el mundo que observamos y la solución de sus enigmas es también la solución de los nuestros. Hay algo en la lectura que hacemos de estos documentos que sólo nosotros podemos hacer. Su valor dependerá del rigor con el que lo hagamos, del conocimiento que se aplique en ello y del respeto que tengamos por la obra.
 

(Cómo empezó todo)

Esta web nació para el seguimiento de una asignatura optativa que hacíamos el catedrático Antonio Millán Gómez y yo, que tenía el objetivo de analizar dibujos de arquitectura: dibujos singulares, más o menos importantes, que permitían iniciar un razonamiento gráfico sobre el propio dibujo. La idea del curso era mostrar a los alumnos que detrás de cada dibujo hay un razonamiento que se ha de leer y animarles a hacer esta lectura personal, conscientes de su valor pese a ser subjetiva. Tan sólo pedíamos que se hiciera con rigor, conocimiento y respeto. Considerábamos que era un buen ejercicio, especialmente cuando la importancia de la técnica y los media han llevado a una mayor pasividad de los estudiantes y a un uso mecánico y acrítico de los medios técnicos.

A medida que hacíamos las clases de esta asignatura íbamos colgando los artículos en la web para que texto e imagen se pudieran consultar después. La acogida que tuvo, dentro y fuera del aula, nos animó a dejarla abierta y a ampliarla con la colaboración de otros profesores, que ampliaban los puntos de vista y las lecturas.
 

Francisco Martínez Mindeguía
 

Hasta 2018, Francisco Martínez Mindeguía fue profesor agregado en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallés (Sant Cugat del Vallés-Barcelona) de la Universidad Politècnica de Cataluña.

Antonio Millán Gómez es catedrático en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallés (Sant Cugat del Vallés-Barcelona) de la Universidad Politècnica de Cataluña.


 

>>  Vuelve al inicio de la página

>>  Vuelve a Dibujos Ejemplares de Arquitectura

>>  Vuelve a la página de inicio